Nuevas recetas

El alcalde francés recorta almuerzos escolares gratuitos para niños pobres

El alcalde francés recorta almuerzos escolares gratuitos para niños pobres


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Nuevo alcalde desata controversia tras recortar almuerzos gratuitos

Wikimedia / USDA

Un alcalde francés ha provocado controversia al recortar los almuerzos escolares gratuitos para los niños más pobres de su ciudad.

Un alcalde recién elegido en el sur de Francia ya está provocando controversia por su decisión de ahorrar dinero al recortar los almuerzos gratuitos para los niños en edad escolar más pobres de su ciudad.

Según The Local, Joris Hébrard es uno de los 11 nuevos alcaldes del partido de extrema derecha Frente Nacional de Francia que fue elegido en marzo. Es el nuevo alcalde de Pontet, en el sur de Francia. Pontet tiene una deuda de 50 millones de euros, que Hébrard decidió tratar de solucionar recortando los almuerzos escolares para los niños más pobres de la ciudad, a pesar de que el programa de almuerzos gratuitos solo le cuesta a Pontet 30.000 euros al año, o aproximadamente el 0,05 por ciento del presupuesto anual de la ciudad. .

El jefe de gabinete de Hébrard, Xavier Magnin, dice que el plan es hacer muchos pequeños recortes de gastos y espera que al final sumen 50 millones de euros.

Cortar el programa de almuerzos escolares es particularmente polémico si se tiene en cuenta que una de las primeras acciones de Hébrard al asumir el cargo fue concederse un aumento de sueldo mensual de 1.000 euros sobre su predecesor. Según The Local, el anterior alcalde recibía 2.000 euros al mes. Hébrard recibirá aproximadamente 3.000 €.

Magnin niega que haya controversia alguna, diciendo que los medios están fabricando las críticas.

"[Los residentes locales] no nos están hablando del salario del alcalde", dijo a The Local. “Dicen 'Bravo señor alcalde. Estamos hartos de que siempre sean los mismos los que se aprovechan "

Los almuerzos escolares normalmente cuestan a los estudiantes 3,15 € o 4,31 dólares. Los estudiantes pobres que antes recibían sus almuerzos gratis ahora deberán pagar 1,57 € o 2,15 dólares por comida.

"Cero euros, no es caro para una comida", dijo Magin. "1,50 €, tampoco es demasiado caro en la cafetería del colegio".


Opinión: los almuerzos escolares gratuitos pueden ayudar a los niños más pobres a aprender

Recientemente, recibí una alerta de saldo bajo de la cuenta del almuerzo escolar de mi hija. No pensé en eso cuando hice clic en el enlace para agregar dinero y darle acceso a una comida caliente y nutritiva, incluido que la cuenta requería un pago mínimo de $ 20.

Y aunque no pensé en ello, muchos niños y sus familias no pueden darse ese lujo. Es posible que algunos no tengan un almuerzo completo o ningún almuerzo.

Las Escuelas Públicas de Atlanta se esforzaron recientemente para marcar la diferencia. Este año, los estudiantes que asisten a una escuela autónoma o administrada por el distrito que utiliza el servicio de alimentos del distrito son elegibles para recibir comidas sin costo. Hay 77 escuelas de Atlanta que ofrecen comidas gratuitas a todos los estudiantes.

Eso significa que la mayoría de los estudiantes de Atlanta pueden comer gratis. En 2013, el condado de Clayton se convirtió en el primer distrito metropolitano de Atlanta en ofrecer comidas gratuitas a todos los estudiantes.

Se proporcionan reembolsos federales por las comidas. Los partidarios dicen que la ayuda reduce el papeleo, reduce el estigma de los estudiantes pobres y garantiza que ningún niño pase hambre.

Los sistemas de todo el país se han enfrentado al problema. Un distrito de Pensilvania atrajo la atención nacional cuando advirtió a los padres atrasados ​​en las facturas del almuerzo que sus hijos podrían terminar en hogares de acogida. Cuando un director ejecutivo, que había crecido dependiendo de los almuerzos gratis, se ofreció a cubrir el costo, el distrito rechazó asombrosamente la oferta. Avergonzado, el distrito luego se disculpó y aceptó los $ 22,476.

Todos los niños merecen que se eliminen las barreras en la vida.

Las escuelas del área metropolitana de Atlanta que ofrecen almuerzos gratis para todos deben ser elogiadas. Es cierto, los niños no pueden aprender si no pueden comer. Es algo que parece tan simple, pero significa mucho.


EXCLUSIVO: Los niños de las escuelas públicas de la ciudad pueden recibir almuerzo gratis en el presupuesto propuesto

El presupuesto propuesto por el Concejo Municipal que se dará a conocer el miércoles impulsará dos grandes prioridades: almuerzo gratis para todos los niños de las escuelas públicas y 1,000 nuevos policías.

El Consejo está pidiendo $ 24 millones para proporcionar almuerzos sin importar cuánto dinero ganen las familias de los niños.

También buscan $ 94 millones para aumentar la fuerza policial a más de 36,400 policías, entre otros cambios propuestos al presupuesto del alcalde de Blasio.

Los partidarios del programa universal de almuerzos dicen que la propuesta acabaría con el estigma que sienten algunos niños pobres cuando hacen fila para el almuerzo gratis.

"Demasiados niños en nuestra ciudad pasan hambre todos los días", dijo la presidenta del Concejo, Melissa Mark-Viverito. "El almuerzo escolar universal es una inversión en nuestros niños y garantizará que todos los estudiantes puedan comer una comida saludable y nutritiva".

Aproximadamente el 75% de los 1,1 millones de estudiantes de la ciudad califican para el almuerzo gratis, lo que deja aproximadamente a 350,000 niños cuyos padres ganan demasiado para calificar o no completaron el papeleo necesario.

Los defensores dicen que a algunos niños les da vergüenza hacer cola en la fila designada para el almuerzo gratis, o sufren porque sus padres no se molestan en completar la solicitud o son indocumentados y temen presentar cualquier papeleo oficial.

Las familias de cuatro con un ingreso anual inferior a $ 30,615 tienen derecho a almuerzo gratis, mientras que aquellos cuyos ingresos familiares son inferiores a $ 43,568 obtienen almuerzo a precio reducido.

El presupuesto preliminar del alcalde de Blasio, presentado en febrero, no incluía un programa universal de almuerzos gratuitos ni proponía contratar más policías.


Los almuerzos escolares estadounidenses siempre han sido un problema

Desde papas al horno hasta brebajes de verduras de Obama, ¿alguna vez complacerá a los niños quisquillosos?

Mucho depende del simple almuerzo escolar.

Los padres, nutricionistas, funcionarios gubernamentales, cabilderos agrícolas y almuerzos han debatido el menú ideal durante más de un siglo, pero todavía tienen que encontrar una comida que pueda resistir la prueba real: el consumo. Michelle Obama ha logrado recientemente obligar a las escuelas a servir más frutas y verduras y prohibir las bebidas azucaradas en las cafeterías de las escuelas, pero incluso eso fue contraproducente. Como muestra cualquier búsqueda de #thanksmichelleobama, esos almuerzos se ven repugnantes.

Según la historiadora de alimentos Abigail Carroll, la comida del mediodía ha sido, y continúa siendo, cocinada por una serie de factores, incluida la pobreza, la inmigración, la política social, las pautas nutricionales inconsistentes y el paladar adolescente constantemente exigente.

A mediados del siglo XIX, dice Carroll, la comida del mediodía, la más grande del día, se llamaba cena. Los niños solían ir a casa a comer o, si la casa estaba demasiado lejos, traían las sobras del desayuno: los inicios del moderno almuerzo para llevar. Las galletas frías con queso, mermelada o tomates eran comunes. Algunas comidas eran menos coloridas. “Los niños traían papas”, dice Carroll. “Los ponían en la estufa para cocinar durante la mañana”.

Básicamente, el almuerzo surgió de lo que entonces se consideraba bocadillos: comidas que se podían comer sin calentar, preparar ni utensilios. “La tarta era en gran medida una comida para el almuerzo. O pan y queso ”, dice Carroll. “Eso es Lunchables. Una versión glorificada de queso y galletas ".

A finales del siglo XIX, los libros de cocina empezaron a recomendar que los padres prepararan para sus hijos diferentes almuerzos escolares. El libro de cocina de 1893 Ciencia en la Cocina señaló la insuficiencia de lo que se estaba sirviendo a los niños:

Muchos padres no sabían nada mejor. Algunos no tenían los medios para hacerlo mejor. El sencillo sándwich era denso en calorías, conveniente y, lo que es más importante, sabroso. “Se puso mucho énfasis en la dulzura. Entonces, sándwiches de mermelada ”, dice Carroll. “Y asegurarse de que tengan suficiente 'nutrición', lo que no significa verduras. Significaba energía. Calorías ".

Mientras que los niños gastaban sus centavos a la hora del almuerzo en comidas de carretilla de encurtidos y dulces, la industrialización y la vida en la fábrica dieron lugar a la cafetería rentable y que ahorra tiempo. Las escuelas pronto siguieron su ejemplo, con menús subsidiados por organizaciones benéficas inspirados en los programas de almuerzos escolares británicos, que también intentaron incluir tantas calorías como fuera posible con comidas calientes y súper densas, como guisos, sopas y pasteles. Las verduras aparecían ocasionalmente en guisos, pero rara vez se servían frescas, dice Carroll. "Quiero decir, la mayoría de los estadounidenses no estaban muy interesados ​​en las ensaladas de todos modos".

En la era de la Depresión, el gobierno participó en la planificación del menú. Si el reclutamiento de la Primera Guerra Mundial enseñó algo a Estados Unidos, fue que los niños estaban desnutridos y con deficiencia de vitaminas. Los precios de los alimentos estaban subiendo demasiado para que las organizaciones benéficas financiadas con fondos privados continuaran proporcionando comidas a los niños, por lo que las autoridades federales se involucraron. Además, dice Carroll, la crisis de desnutrición presentó la oportunidad perfecta para que el gobierno impulsara su agenda pro-americanización. La cocina `` estadounidense '' (croquetas de pollo, hogazas de salmón y platos gratinados, según el historiador Harvey Levenstein) se convirtió en el alimento básico de los almuerzos escolares, exponiendo a los niños inmigrantes a sabores que el gobierno esperaba que eventualmente aceptaran como algo común y llevaran a casa a sus padres. “Estaban tratando de que la gente comiera de manera más saludable”, dice Carroll. "Y parte de lograr que la gente comiera 'más saludable' era lograr que los inmigrantes no comieran, ya sabes, ajo".

Las verduras excedentes fueron enlatadas por el gobierno durante la Segunda Guerra Mundial y la práctica se mantuvo después, con productos enlatados que se dirigían a las cafeterías de las escuelas en los años 40 y 50, y en 1946 la Ley Nacional de Almuerzos Escolares obligó al gobierno a mantener a los niños en edad escolar. nutrido. Se entregaron a las escuelas libros de recetas que describían qué hacer con las verduras en conserva. Un folleto describe recetas para "hamburguesas" de queso con frijoles horneados y "frijoles horneados en capa de carne".

Los clásicos estadounidenses como las hamburguesas, los perritos calientes y la pizza eran el almuerzo estándar en la década de 1960. No es sorprendente que la primera ola de preocupaciones sobre la obesidad no se quedara atrás. "Si bien el almuerzo estándar 'proporciona una valiosa fuente de alimento para algunos niños'", un artículo de 1977 en el Chicago Tribune señaló, "puede conducir a la obesidad en otros ... la GAO, un brazo de auditoría del Congreso, dijo en [su] informe".

Los recortes presupuestarios de la era Reagan para el programa de almuerzos escolares requirieron un poco de redefinición para mantenerse dentro de las pautas nutricionales existentes, para indignación de los padres que se negaron a aceptar que la salsa de tomate y los pepinillos se contaran como verduras.

Los niños tenían más para elegir en las próximas décadas (los mostradores de delicatessen y las barras de ensaladas estaban más disponibles en los años 90), pero la epidemia de obesidad ya había comenzado a afianzarse. Mientras tanto, la mayor disponibilidad de comidas convenientemente empaquetadas, como los Lunchables ahora omnipresentes y sin nutrientes, facilitó a los padres "alimentar" a sus hijos.

Con la Ley de Niños Saludables y Sin Hambre, los esfuerzos de Michelle Obama para abordar la obesidad infantil se convirtieron en ley, lo que permitió al Departamento de Agricultura de los EE. UU. Imponer pautas nutricionales para todos los alimentos que se venden en las escuelas secundarias públicas.

Las comidas bajas en sal, bajas en calorías y con alto contenido de vegetales son, sin duda, más saludables. Pero, ¿de qué sirve una comida perfectamente equilibrada desde el punto de vista nutricional cuando los niños terminan tirando las partes que no les gustan?

A diferencia de sus predecesores del siglo XIX, la mayoría de los niños en estos días no están desesperados por las calorías. No lo suficientemente desesperado, al menos, para pasar por alto las amalgamas de vegetales no identificables de FLOTUS por el hambre. Si bien la ingesta de calorías impulsó los menús escolares del pasado, los almuerzos escolares de hoy deben ser nutritivos y apetitoso. Y esa es la parte crucial, la parte que las campañas estadounidenses de almuerzos escolares nunca han intentado abordar: la alegría.


En Nueva York, no hay alternativa a un almuerzo escolar gratuito

Carmen Farina, canciller del Departamento de Educación de la ciudad de Nueva York, en una conferencia de prensa en Nueva York, el 16 de septiembre.

¡Buenas noticias! Existe el almuerzo gratis y todo el mundo tiene derecho. Al menos, es decir, si eres un niño en el sistema de escuelas públicas de la ciudad de Nueva York. La semana pasada, la canciller de Escuelas, Carmen Fariña, anunció que el nuevo programa "Almuerzo escolar gratuito para todos" proporcionará comidas diarias sin cargo a los 1,1 millones de estudiantes de la ciudad.

En 2016-17, según el Departamento de Educación de la ciudad, el 75% de los estudiantes eran elegibles para el almuerzo gratis. ¿Quiénes son el otro 25%? Niños de familias con ingresos superiores al antiguo umbral de elegibilidad, a veces muy por encima de él. Pero según Fariña y el alcalde Bill de Blasio, los jóvenes adinerados necesitan un almuerzo gratis para evitar que los niños pobres se conviertan en marginados sociales.

“Se trata de equidad”, dijo Fariña en una conferencia de prensa la semana pasada. “Estamos borrando toda la terrible historia del programa de alimentación escolar, no solo en la ciudad de Nueva York, sino a nivel nacional, que ha dividido a los niños por ingresos. . . . Este es un nuevo día." La representante Yvette Clarke, demócrata de Brooklyn, agregó que era hora de "eliminar la estigmatización de los hombres y mujeres jóvenes que reciben un almuerzo gratis", los que anteriormente constituían las tres cuartas partes de la población.

Si bien la ciudad prometió que el programa no afectará sus propios resultados (los fondos estatales y federales cubrirán los costos), los contribuyentes pagarán el cheque. De hecho, el “almuerzo escolar gratuito para todos” podría representar un enfoque completamente nuevo de la inequidad. Quizás las familias de clase media deberían recibir cupones de alimentos para que las familias pobres no se sientan estigmatizadas. Quizás deberíamos enviar el 1% a comer en comedores de beneficencia, para que las personas que se encuentran en una situación desesperada no se sientan mal por su situación. O tal vez deberíamos ofrecer viviendas públicas a los ricos, para que nadie que se vea obligado a usarlas se vuelva cohibido. La izquierda dice que quiere una red de seguridad, pero si todos caen en ella, la red de seguridad se llama propiamente socialismo.

El despilfarro universal de almuerzos gratuitos de Nueva York es solo el último ejemplo de los esfuerzos equivocados del gobierno federal para alimentar a los niños en edad escolar a lo largo de los años. Los defensores del almuerzo gratis (y el desayuno gratis) argumentan que los niños tienen al mismo tiempo “inseguridad alimentaria” y luchan contra una epidemia de obesidad.


No es una idea nueva ni radical. En los distritos escolares que se han beneficiado de un programa federal limitado que ofrece almuerzos gratuitos universales, el número de niños que participaron aumentó en un 13%. Boston, Houston, Dallas, Chicago y Rochester adoptaron el almuerzo gratuito universal en sus escuelas en septiembre pasado, con el aumento más dramático en las escuelas secundarias donde el estigma es más fuerte.

Con las comidas gratuitas universales, las escuelas ganan porque algunas ya no tendrán que recopilar y verificar las solicitudes anualmente e identificar a los estudiantes elegibles a diario mientras se reúnen para almorzar. Los padres ganan porque saben que, sean cuales sean sus luchas diarias, sus hijos tienen una comida esperando en la escuela. Nadie tiene que soportar la humillación de declarar o demostrar que tiene bajos ingresos, o de llevar la etiqueta en la escuela todos los días.

Sobre todo, los estudiantes ganan porque pueden realizar sus tareas escolares sin incertidumbre ni escatimar. O hambre.

La propuesta de presupuesto preliminar de De Blasio en febrero no incluía el almuerzo gratuito universal. Debería aprovechar la propuesta del Consejo y convertirla en una realidad para toda la ciudad. Es difícil pensar en una mejor inversión en nuestro futuro.

Hines-Johnson es director de operaciones de Food Bank para la ciudad de Nueva York.


Sí, existe un 'almuerzo gratis' en la ciudad de Nueva York

La ciudad de Nueva York ofrecerá almuerzos gratis a todos los estudiantes este año, independientemente de su necesidad o capacidad de pago. Los funcionarios dicen que debido a que algunos padres no completan la documentación necesaria para que los estudiantes elegibles reciban el beneficio, decidieron que el almuerzo sea gratis para todos.

"Los estudiantes necesitan comidas saludables para mantenerse concentrados en la escuela, y es un gran paso adelante que todos los estudiantes de la ciudad de Nueva York tengan acceso a desayuno y almuerzo gratis todos los días", dijo Fari & ntildea en un comunicado. "El almuerzo escolar gratuito para todos brindará alivio financiero a las familias y garantizará que todos los estudiantes reciban comidas nutritivas para que puedan tener éxito en el aula y más allá".

"Sabemos que los estudiantes no pueden aprender o prosperar en la escuela si tienen hambre todo el día", dijo el alcalde Bill de Blasio. "El almuerzo escolar gratuito no solo garantizará que todos los niños de la ciudad de Nueva York tengan el combustible que necesitan para tener éxito, sino que también promoverá nuestro objetivo de brindar una educación excelente y equitativa para todos los estudiantes".

Aproximadamente las tres cuartas partes de los 1,1 millones de estudiantes de escuelas públicas de la ciudad califican para almuerzos gratis o a precio reducido según las pautas federales. Pero muchos niños elegibles no han recibido las comidas gratuitas, a menudo porque los padres se olvidan de completar la documentación requerida.

Los defensores de la nutrición infantil han instado a la ciudad durante mucho tiempo a garantizar el acceso universal al hacer que el almuerzo sea gratis para todos.

Varios otros distritos escolares de EE. UU., Incluidos Boston y Detroit, ya ofrecen almuerzo gratis para todos.

Los funcionarios de la escuela tienen razón. Numerosos estudios han demostrado una correlación directa entre el estómago lleno y el rendimiento académico.

Pero sería mucho más barato identificar a aquellos estudiantes que son elegibles para el beneficio bajo el actual programa federal de almuerzos escolares y hacer que el padre o los padres llenen el papeleo que darles a los niños ricos y de clase media alta el mismo almuerzo gratis que es. dado a los estudiantes pobres. El número de niños que se quedan en el olvido porque sus padres no saben lo que tienen que hacer o son incapaces de completar algunos formularios tiene que ser relativamente pequeño. ¿Por qué agobiar al contribuyente subvencionando el almuerzo de los niños ricos cuando ese dinero podría usarse para realmente educar a los niños?

Además, cualquier mención de "comidas nutritivas" recuerda el espectacular fracaso de los mandatos nutricionales de Michelle Obama para los almuerzos escolares. La organización que representa a los trabajadores de la cafetería lo expresó claramente:

Los estudios muestran que los estudiantes de las escuelas públicas no están comiendo lo que sirven en las cafeterías, lo que convierte muchas operaciones en pérdidas de dinero. Si bien los distritos escolares pueden optar por no participar, hacerlo da como resultado recortes de los subsidios federales para esos programas.

“Las regulaciones estrictamente prescriptivas han tenido consecuencias no deseadas, incluida la reducción de la participación de los estudiantes en el almuerzo, costos más altos y desperdicio de alimentos. Los estándares federales de nutrición deben modificarse para ayudar a los planificadores de menús escolares a manejar estos desafíos y preparar comidas nutritivas que atraigan los diversos gustos de los estudiantes ", dijo un nuevo documento de política de la asociación.

Algunas escuelas informaron que se tiraba el 50% de los alimentos. Almuerzo gratis para quienes lo necesiten está bien. Pero, ¿de qué sirve que los niños no se lo coman?

Esta es una solución clásica de los grandes gobiernos a un problema que exige una política más circunspecta. ¿Pero qué divertido es si no puedes gastar el dinero de otras personas en cosas gratis?

La ciudad de Nueva York ofrecerá almuerzos gratis a todos los estudiantes este año, independientemente de su necesidad o capacidad de pago. Los funcionarios dicen que debido a que algunos padres no completan la documentación necesaria para que los estudiantes elegibles reciban el beneficio, decidieron hacer que el almuerzo sea gratis para todos.

"Los estudiantes necesitan comidas saludables para mantenerse concentrados en la escuela, y es un gran paso adelante que todos los estudiantes de la ciudad de Nueva York tengan acceso a desayuno y almuerzo gratis todos los días", dijo Fari & ntildea en un comunicado. "El almuerzo escolar gratuito para todos brindará alivio financiero a las familias y garantizará que todos los estudiantes reciban comidas nutritivas para que puedan tener éxito en el aula y más allá".

"Sabemos que los estudiantes no pueden aprender o prosperar en la escuela si tienen hambre todo el día", dijo el alcalde Bill de Blasio. "El almuerzo escolar gratuito no solo garantizará que todos los niños de la ciudad de Nueva York tengan el combustible que necesitan para tener éxito, sino que también promoverá nuestro objetivo de brindar una educación excelente y equitativa para todos los estudiantes".

Aproximadamente las tres cuartas partes de los 1,1 millones de estudiantes de escuelas públicas de la ciudad califican para almuerzos gratis o a precio reducido según las pautas federales. Pero muchos niños elegibles no han recibido las comidas gratuitas, a menudo porque los padres se olvidan de completar la documentación requerida.

Los defensores de la nutrición infantil han instado a la ciudad durante mucho tiempo a garantizar el acceso universal al hacer que el almuerzo sea gratis para todos.

Varios otros distritos escolares de EE. UU., Incluidos Boston y Detroit, ya ofrecen almuerzo gratis para todos.

Los funcionarios de la escuela tienen razón. Numerosos estudios han demostrado una correlación directa entre el estómago lleno y el rendimiento académico.

Pero sería mucho más barato identificar a aquellos estudiantes que son elegibles para el beneficio bajo el actual programa federal de almuerzos escolares y hacer que el padre o los padres llenen el papeleo que darles a los niños ricos y de clase media alta el mismo almuerzo gratis que es. dado a los estudiantes pobres. El número de niños que se quedan en el olvido porque sus padres no saben lo que tienen que hacer o son incapaces de completar algunos formularios tiene que ser relativamente pequeño. ¿Por qué agobiar al contribuyente subvencionando el almuerzo de los niños ricos cuando ese dinero podría usarse para realmente educar a los niños?

Además, cualquier mención de "comidas nutritivas" recuerda el espectacular fracaso de los mandatos nutricionales de Michelle Obama para los almuerzos escolares. La organización que representa a los trabajadores de la cafetería lo expresó claramente:

Los estudios muestran que los estudiantes de las escuelas públicas no están comiendo lo que sirven en las cafeterías, lo que convierte muchas operaciones en pérdidas de dinero. Si bien los distritos escolares pueden optar por no participar, hacerlo da como resultado recortes de los subsidios federales para esos programas.

"Las regulaciones estrictamente prescriptivas han tenido como resultado consecuencias no deseadas, incluida la reducción de la participación de los estudiantes en el almuerzo, costos más altos y desperdicio de alimentos. Los estándares federales de nutrición deben modificarse para ayudar a los planificadores de menús escolares a manejar estos desafíos y preparar comidas nutritivas que atraigan los diversos gustos de los estudiantes ", dijo un nuevo documento de política de la asociación.

Algunas escuelas informaron que se tiraba el 50% de los alimentos. Almuerzo gratis para quienes lo necesiten está bien. Pero, ¿de qué sirve que los niños no se lo coman?

Esta es una solución clásica de los grandes gobiernos a un problema que exige una política más circunspecta. ¿Pero qué divertido es si no puedes gastar el dinero de otras personas en cosas gratis?


Almuerzo escolar saludable: la obsesión de Estados Unidos por las comidas escolares

Con la aprobación de la Ley de Niños Saludables y Sin Hambre de la Primera Dama Michelle Obama en 2010 y los nuevos requisitos de almuerzos escolares del Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA) en 2011, los menús escolares de Estados Unidos son más saludables que nunca, incluso si los niños no siempre están felices. sobre eso.

El almuerzo escolar estuvo a la vanguardia de las noticias y los medios de comunicación en 2012, ya que los estudiantes se quejaron de que se les servían nuevos alimentos que, según ellos, carecen de sabor. El intento de servir comidas más saludables en las escuelas de EE. UU. Tiene como objetivo combatir la obesidad, con más frutas y verduras servidas y un límite diario de calorías. También ha significado porciones más pequeñas, lo que ha llevado a los estudiantes de Wisconsin a boicotear los almuerzos escolares y ha llevado a los niños de Kansas a hacer un video musical que sugiere que no están recibiendo suficiente comida en la escuela.

A pesar del desdén de los niños, los esfuerzos para mejorar la nutrición en las escuelas parecen estar ayudando, especialmente en estados que padecen altas tasas de obesidad infantil como Mississippi.

Un informe reciente de la Fundación Robert Wood Johnson descubrió que los esfuerzos de las escuelas, que incluyen más tiempo de educación física y estándares nutricionales para los refrigerios vendidos en las máquinas expendedoras, han llevado a una disminución del 13 por ciento en la obesidad infantil en Mississippi durante los últimos seis años.

Mississippi tiene la tasa de obesidad infantil más alta de la nación, una distinción que llevó a los centros de cuidado infantil a unirse a la lucha, incluso mientras luchan por navegar por un complicado sistema gubernamental.

En 2007, California estableció nuevos estándares nutricionales para los refrigerios escolares y dos años más tarde el estado eliminó las bebidas endulzadas con azúcar en las escuelas secundarias. Desde entonces, el número de niños obesos se ha estabilizado en un 38 por ciento y ha disminuido en Los Ángeles. En San Francisco, algunas escuelas han subcontratado su producción de alimentos a empresas que utilizan chefs y proveedores locales para ofrecer opciones más saludables y combatir la obesidad.

En diciembre, el USDA respondió a las quejas de los estudiantes y las escuelas, y anunció que modificaría las pautas alimentarias al eliminar los límites diarios y semanales de carnes y granos. El secretario de Agricultura, Tom Vilsack, escribió en una carta al senador John Hoeven (R-N.D.) Que la flexibilidad otorgará a las escuelas "opciones adicionales de planificación del menú semanal para ayudar a garantizar que los niños reciban una comida sana y nutritiva todos los días de la semana".

Más del 30 por ciento de los adultos y el 17 por ciento de los niños en los Estados Unidos tienen sobrepeso o son obesos, una estadística a la que el Pentágono se ha referido como un problema de seguridad nacional.


Buenas intenciones y disputas políticas llevaron al almuerzo escolar tal como lo conocemos

Una estudiante escoge frutas y verduras para acompañar su almuerzo en la Escuela Primaria North Side en Chapel Hill.

Mary Spell trabajó como panadera en dos escuelas intermedias diferentes de Durham en los noventa. En ese momento, las Escuelas Públicas de Durham tenían una filosofía principalmente hecha desde cero en su cafetería.

Spell llegaba todas las mañanas a las siete y media y, con su compañero de repostería, elaboraba panecillos de levadura calientes, masa de pizza, galletas y zapateros para alimentar a los niños. Aunque había un menú para todo el distrito cada semana, las recetas dependían de las escuelas individuales, me dice mientras nos sentamos en su porche. Me muestra un paquete de recetas escritas a mano amarillentas que conserva de esa época. Las cantidades de ingredientes y porciones, aunque no son inesperadas, todavía son discordantes. Su receta de pan francés comienza con siete libras y media de rosquillas de harina para catorce.

Cuando Spell comenzó a hornear para la escuela secundaria Lowe's Grove, la mayoría de los alimentos se preparaban en el lugar y con ingredientes frescos. Pero cuando se retiró de la escuela secundaria Neal, la política había cambiado: la mayoría de los alimentos venían en paquetes prefabricados y congelados listos para recalentar. La decepción que resultó de este cambio apresuró su salida de los comedores escolares.

Estar en el negocio de la alimentación siempre ha sido complicado para las escuelas. Es caro. En el año escolar 2005–2006 (las últimas estadísticas disponibles para un año completo), el costo promedio para producir un almuerzo escolar fue de $ 2.91. Pero el precio total promedio del almuerzo para los estudiantes de secundaria es de alrededor de $ 2.60, y el reembolso gubernamental por un almuerzo gratis fue de solo $ 2.50. Hay carpetas llenas de regulaciones, y el índice solo supera las tres mil palabras. La Ley de Niños Saludables y Sin Hambre de 2010, solo una ley, abarca ochenta y cuatro páginas.

Como en casi todo lo demás, los niños pobres son los más afectados por la politización extrema que rodea la educación en general y las comidas escolares en particular.

Aunque la educación era esencial entre las clases altas de los Estados Unidos, la educación gratuita y obligatoria para todos resultó ser un proceso lento. En 1852, Massachusetts fue el primer estado en ordenar escuelas públicas, con Mississippi como el cuadragésimo octavo y último estado, en 1918. De manera similar, los almuerzos escolares se implementaron por primera vez en las grandes ciudades del noreste. La primera ciudad importante en instituir un programa de almuerzos fue Boston, en 1894. Los motivos fueron dos: enseñar nutrición a los niños y "americanizar" a los niños inmigrantes con un menú estrictamente estadounidense.

En las ciudades más pequeñas y agrarias del sur, la mayoría de los niños regresaban a sus casas para almorzar. Pero muchas áreas simplemente carecían de los fondos para construir cocinas y comedores en las escuelas estrechas, a menudo de una sola habitación.

Hasta la Gran Depresión, los programas de almuerzos escolares eran pequeños, voluntarios y estaban dirigidos por maestros o clubes de madres. Debido a la crisis económica, estos programas se vieron inundados de niños hambrientos. Los gobiernos locales buscaron el apoyo del estado, que luego recurrió a la asistencia federal.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los hombres fueron rechazados del reclutamiento militar debido a problemas de salud provocados por la mala nutrición infantil. Esto llevó al presidente Harry Truman a firmar la Ley Nacional de Almuerzos Escolares en 1946. El propósito era establecer estándares a nivel nacional y financiar parcialmente las comidas para los estudiantes de escuelas públicas.

Independientemente de la motivación subyacente de la ley, en 1947, siete millones de niños habían sido alimentados. Aún así, casi desde el principio, el Programa Nacional de Almuerzos Escolares se convirtió en una papa caliente económica y ética. Los políticos han visto durante mucho tiempo el programa como un obsequio innecesario para los pobres. En 1981, el presidente Ronald Reagan prometió recortar el presupuesto y reducir el tamaño del gobierno. Con este fin, uno de los primeros actos de su administración fue recortar el 25 por ciento del programa, insistiendo en que había poca necesidad real pero, en cambio, mucho desperdicio y malversación. La batalla aún continúa con la secretaria de educación de Donald Trump, Betsy DeVos, quien está presionando para recortar los programas, y Mick Mulvaney, director de la Oficina de Administración y Presupuesto, quien defendió los recortes argumentando que no hay evidencia de que alimentar a los niños hambrientos aumente los puntajes de los exámenes.

Hasta cambios significativos en los años sesenta, el programa tenía menos que ver con la alimentación de los niños y más con una ganancia financiera inesperada para los resultados de las granjas comerciales y las empresas procesadoras de alimentos. Muy pocos niños pobres recibieron ayuda para comprar las comidas. Después de que el presidente Lyndon Johnson firmó la Ley de Nutrición Infantil en 1966, se dispuso de fondos para alimentar a los niños más pobres todavía, casi no se exigieron estándares nutricionales básicos. La legislación también financió un programa piloto del USDA para probar un programa de desayuno comparable.

Tres años después, los desayunos aún no habían llegado a las comunidades que más los necesitaban. En respuesta, el Partido Pantera Negra organizó el Programa de Desayuno Gratis para Escolares en 1969. Financiado por negocios y organizaciones benéficas del vecindario, se originó en Oakland, California, y operaba en la Iglesia de San Agustín. Al final del primer año del programa, 20.000 niños estaban siendo alimentados en diecinueve ciudades de Estados Unidos. También inspiró al Partido de los Jóvenes Lores, un movimiento puertorriqueño / hispano, a comenzar su propio programa.

Al llamar a los Black Panthers un grupo de odio, el director del FBI, J. Edgar Hoover, declaró que los desayunos eran un intento de lavar el cerebro a "jóvenes muy impresionables". Su misión declarada era destruir la buena voluntad hacia la fiesta que engendraron los desayunos entre "blancos desinformados y negros moderados". Por él, el último de los programas terminó a mediados de los setenta.

Los costos crecientes y los recortes de fondos en los años setenta llevaron a muchos distritos a contratar empresas privadas para ejecutar los programas. Como resultado, la comida rápida se convirtió en la única opción disponible en muchas cafeterías. La nación estaba preparada para entrar en la era Reagan del "kétchup como verdura".

En 2004, el USDA instó a las escuelas a utilizar las comidas no solo para combatir la desnutrición sino también para combatir la epidemia de obesidad. Se aprobó la Ley de Niños Saludables y Sin Hambre de 2010, que exige mínimos nutricionales y máximos de sodio, grasas y calorías.

¿Qué efecto ha tenido este do-si-do gubernamental y social en los almuerzos escolares actuales y en los niños que los comen?

Después de ciento veinticinco años de buenas intenciones, innovaciones, duplicidad, angustia y victorias ocasionales, está claro que la subcontratación es la mejor apuesta de un sistema de escuelas públicas. La mayoría de las escuelas privadas del área ni siquiera ofrecen comidas para los estudiantes y les exigen que traigan el almuerzo de casa. Raleigh's Chesterbrook Academy, for example, offers a catered lunch program where each day of the week places like Boston Market and Jersey Mike's provide a lunch for $5.

These varied, complicated stressors combine for school systems to make contractors a viable choice. Chapel Hill-Carrboro City Schools partners with Chartwells Food Service. They serve three districts: Winston-Salem, Burke County, and CHCCS. Last year 1,247,495 meals were served to Chapel Hill-Carrboro students.

Waiting for me in the Northside Elementary School's clean, bright cafeteria was Liz Cartano, Chartwells director of dining Jordan Keyser, district chef (he's culinary-school trained), and registered dietician Lynne Privatte. They were proud of what they had put together.

Very quickly I realize I need to jettison my preconceived notions. If it's not scratch-made on-site, foods like pizza dough are made off-site and brought in to be finished. The only canned foods are kidney and black beans. A vegetarian meal is available each day. The vegetarian meal for today is hummus with pita points and raw veggies. The hummus is brought in but flavored with herbs and lemon in the cafeteria. There is the aforementioned pizza with fresh sauce and cheese (part-skim) added in the cafeteria before baking.

The other entrée is teriyaki chicken, with "fried" brown rice and stir-fried veggies. The veggies were lightly cooked broccoli, cauliflower, and bok choy. Unlike the limp gray canned vegetables from my school days in the seventies, this is bright, colorful, and crunchy. Dessert is mainly fresh fruit milk is low fat, and juice comes in small portions.

Activities are set up to promote healthy eating, like farmers markets during school hours that equip kids with "dollars" to make purchases. Then the culinary staff works with the students to cook that food.

It's tricky to get everything right. But in defiance of all those monkey wrenches in their machinery, schools are still giving it a sincere effort every day.


Michael Moore's New Movie Nails School Lunch in France -- On The Menu: Lamb, Endive, Lentils and Leeks

In his hilarious, up-tempo and deeply subversive new movie, Where To Invade Next, schlumpy, flag-bedecked Michael Moore invades foreign countries “populated by Caucasians whose names he can mostly pronounce” in hopes of finding real-life solutions to America’s most intractable problems.

As the invasion proceeds and the dominoes fall, Moore “steals” the best ideas from each country he conquers.

They include tuition-free college (Slovenia and Germany) seven weeks of paid vacation and guaranteed maternity leave (Italy) universal health care and an effective antidrug program based on decriminalization (Portugal).

From Norway, Moore swipes the idea of basing prisons on rehabilitation rather than revenge.

In Iceland, he steals the defining features of the country’s school system, which is rated the best in the world. They include equitable funding, little or no homework, short school days, and plenty of time for discovery and play.

Moore’s takeaways are pretty mouthwatering to a country struggling with downward mobility and loss of social cohesion, violence, mass incarceration, drug abuse, soaring college costs and underfunded schools that serve gloppy, toxic lunches.

Cassoulet - Lunchroom Fare in French Schools Photo Cuilheim

Nowhere is the contrast between the way things are done in Europe and the way they’re done in the U.S. more pointed than when Moore invades a French school lunchroom and sits down with kids who are eating a meal that would be classified as gourmet in the U.S.

It starts with Coquilles Saint-Jacques (sea scallops), continues with a hot entrée, veggies and salad, and ends – this being France – with a cheese course.

The kids are sweet and unknowing. Moore offers them a Coke he has smuggled into the cafeteria, but it's a hard sell. When he shows them pictures of mystery-meat school lunches in the U.S. they react with a mixture of doe-eyed horror and pity.

In the past, Moore’s critics have accused him of oversimplification. But the facts on the ground bear him out, as I learn while exploring the French school lunch program.

To get a close-up look, I seek out Bordeaux’s Deputy Mayor Emmanuelle Cuny in June during a press trip to cover Vinexpo, the tony wine trade show in capital of Aquitaine.

Madame Cuny, Bordeaux’s school nutrition czar, advances the crazy notion that kids should have time to eat and that school lunch should be pleasurable. It sounds totally quaint and impossibly idealistic. But she means it. As the conversation continues, I start to feel like I'm in a parallel universe.

Remembering the baloney sandwiches, chocolate milk and Fritos of my youth, I venture a question, pretty sure I know the answer in advance: Are kids allowed to buy snacks or bring their own lunch to school?

"Kids should have time to eat and school lunch should be pleasurable."

Cuny’s smile masks a slight wince. “Our children are not allowed to bring sandwiches and chips to school.”

La junk-food doesn’t stand a chance in French schools. Soda is banned. Vending machines are forbidden in lower school, kids drink water with lunch and nobody asks, “Do you want to super-size that?”

Bordeaux's School Lunch Czar, Emmanuelle Cuny
Photo O. Panier des Touches

As the discussion proceeds, it becomes clear that we're in a sloppy joe-free zone here. Fair enough. This is France. But how far do the French really take their love of food? After all, we’re talking school lunchrooms, not Michelin-star restaurants.

Pretty far, says Cuny, 48, who oversees 21,000 meals a day, all prepared at SIVU, an immaculate central kitchen, which also serves senior centers. I meet staff in charge of day-to-day operations and am impressed by their devotion to the “cause of the table.”

We talk about ingredients. The bar is high and parents expect a lot, Cuny says. “Maybe that’s because food is so important in our country,” she adds.

It starts with bread. What I hear is skull-flattening. It would be unimaginable in the U.S.

“We serve fresh bread every day,” Cuny says as if it’s the most normal thing in the world.


10 Local Bakeries Supply Fresh Bread to Bordeaux Schools Every Day
Photo Boulangerie Madalozzo

We’re not talking flabby industrial-grade loaves. We’re talking classic French bread with structure and a real crust, the kind you’d imagine eating with pâté and a glass of Bordeaux.

We don’t get into the details, but I imagine the logistics must be the work of a master. The SIVU team has networked ten local bakeries to handle the task.

Together, they supply bread to every one of the nearly 100 schools in the city within a few hours after it comes out of the oven – every day, week in and week out, all during the school year.

40 percent of all the food served in Bordeaux schools is organic. Fried food and hamburger-based dishes are rare.

Cuny is justifiably proud that a full 40 percent of all the food served in Bordeaux schools is organic. Fried food and hamburger-based dishes are rare. Farm-to-table is in, and 70 percent of the vegetables come from the immediate region.

Local chefs build meals based on ingredients like organic chicken, controlled regional lamb that is traceable to the farm where it was raised, certified Atlantic salmon, seasonal vegetables, organic fruit and dairy from the region and traditional cheeses from various parts of France.

On the Menu in March: Chicken with Leeks and Cream, Vegetable Flan, Organic Fruit and Artisanal Cheese

What does Cuny’s team do with all these wonderful ingredients? To get a fix on what kids are actually eating, you have to drill down to the level of the individual school menu.

Take Thiers Elementary School in the city’s Bastide neighborhood, a random pick from among Bordeaux’s 98 neighborhood schools. Look at what’s on tap for the next three weeks, and prepare to be dazzled.

Starting March 1, students at Thiers will be dining on dishes like Emincé de poulet (organic chicken from Périgord with herbes de Provence), carrot salad with garlic and parsley in vinaigrette, pork sauté with leeks in a pepper cream sauce, and organic apples for the fruit course.

Poor kids -- they’ll also be suffering through risotto with vegetables, crêpes au fromage, couscous, vegetable flan, lamb tajine, cabbage salad in a mustard vinaigrette and the legendary blanquette de volaille, made with leeks, vegetables and cream. Non-pork alternatives are also available and vegetarian options are becoming more and more popular.

Cœur Cendré for the Cheese Course
Photo www.treasuresofeuropetours.com

Dairy and cheese selections at Thiers elementary school during March include fairly conventional fromage blanc, organic yoghurt and your basic Rondelé.

But there are also stand-out cheeses. This month they include the ash-veined Cœur cendré from Livradois, and Comté AOP, a designated-origin cheese from the Franche-Comté region. ¿En serio?

Taking the French Fries Out of France

What’s no on the menu says as much about the difference between school lunch in France and the U.S. as what es on the menu.

Take French fries. The kids at Thiers elementary school will only get them once in the next three weeks – probably a disappointment, but policies like these are why young people in France weigh less than kids in the U.S., where some schools serve French fries every day, diabetes is soaring and childhood obesity is pandemic.

And the one day breaded fish is on the Thiers school menu in the next three weeks it will be a sustainably-sourced filet, certified by the Marine Stewardship Council, not a preformed minced fish patty, which is common in the U.S.

"If you're from the land of Velveeta and fish sticks, school lunches in Bordeaux look pretty exceptional."

Menus at other schools in Bordeaux this month are just as diverse. That’s probably why the city’s school nutrition program has an 80-percent satisfaction rating among parents and why Bordeaux scored near the top in an independent national survey of school lunch programs three years ago.

High School Cafeteria Chef
Photo Departement Oise

"It's time to eat like a local. Sign me up," I think to myself. If you're from the land of Velveeta and fish sticks, school lunches in Bordeaux look pretty exceptional. We’re in the epicenter of French wine country where eating is an art form and food and drink are valued above all else. Maybe that's why the school meals here rock.

Beyond Bordeaux

Five-and-a-half hours north of Bordeaux, in Mormant, Thierry Grasset, the chef at the local high school, Collège Nicolas Fouquet, echoes the same sentiments you hear in Bordeaux and everywhere else.

Grasset prefers the name "school restaurant" to cafeteria, which speaks volumes. He plans meals with balance and variety in mind. Menus include hake with a shrimp, mussels and white wine sauce, cauliflower, Merguez sausage and lentils, ratatouille, veal and onions with sautéed vegetables, crudités and the occasional pastry. He only serves French fries once every four weeks.

Paris: Poor Schools Don't Equal Bad Food

The more I learn, the more I realize how deeply school lunch is anchored in the social contract. There is such fundamental consensus about its importance that the French find a way to fund it -- even in metro regions where municipal budgets are stretched and a host of social problems compete for money.

This is amply evident in Paris where kids have access to breakfast and good-quality lunches at schools across the city, even in areas with high unemployment, large immigrant populations and intergroup tensions.

135,000 meals are served every day. And whether it’s a rich neighborhood or a poor neighborhood, “meals are a special time of discovery and pleasure,” insists city hall.

The 19th Arrondissement, on the northeast periphery of Paris, is the city’s most impoverished and racially divided neighborhood, so it might be safe to assume that schools there are lowest on the food chain.

Endive: Ever Seen it in a School Cafeteria in the U.S.? Photo francebleu.fr

But kids in the 19th district have a place at the table, and the elementary schools there rocked the nation’s most recent school nutrition survey, scoring 19.1 points out of a possible 20. Mysteriously, the 7th Arrondissement, which is the city’s richest, only scored 15.7 out of 20.

The school lunch program in the 19th Arrondissement faces its own challenges and it’s far from perfect -- for example it doesn’t offer as many organic choices as schools in other districts.

But despite this, when you drill down to the individual menu level it’s pretty clear that elementary school kids in the 19th district are eating food that’s superior to, and more varied than, fare served to students in many schools in the U.S.

What School Kids in the Poorest Neighborhood of Paris Are Eating

Take the month of March. While dystopian lunchrooms across the U.S. are serving up chicken nuggets, pizza, hot dogs, fish sticks, mystery-meat chili and fruit cocktail this month as they do throughout the entire school year, kids in Paris’s 19th district will be enjoying bistro-worthy fare that is inventive and balanced.

This month, schools in the 19th will be serving veal with hunter’s sauce, salmon, soy steak with basil and tomatoes, sustainably-sourced pollock with lemon sauce, organic cauliflower and organic carrots, lentils, spinach gratin, veal au jus, organic couscous, and lamb with curry sauce.

There will only be two ground beef dishes on the menu all month and the bread will be made from organic wheat.

And don’t forget, mes amis: This is going down in the poorest neighborhood of Paris.

It doesn’t stop there. Late in the month, school chefs are planning a special theme day spotlighting the cuisine of northern France.

School Menu: Leek Tart with Morilles Cheese
Photo Caisse des ecoles 19 Paris

The menu will star a classic Flemish leek tart made with an artisanal cheese, called Maroilles. It also includes potato salad, chicory with croutons and a waffle dessert with chocolate and Chantilly cream.

The salad side of the equation is no less astonishing. Can you imagine your kid’s school serving Batavia leaf lettuce salad with Tomme sheep's milk cheese and olives? What about salade de fruits frais? How about escarole with Emmental? Or endive with Mimolette cheese, croûtons and vinaigrette à l’orange?

Can you imagine your kid's school serving Batavia leaf lettuce salad with Tomme sheep's milk cheese and olives?

These are some of the salad choices that are on tap for lunchrooms in the 19th Arrondissement this month. For the cheese course it will be Comté, Coeur de nonette, organic Camembert and Cantal.

If Paris’s poorest schools can serve food like this, why can’t we?

Checking in a delivery of fresh vegetables at a Paris school kitchen
Photo Camille Bosque

While Paris lunchrooms are certainly making a strong showing, school lunch programs in other parts of France are pushing the envelope even further -- probably because they have better funding and smaller populations to serve. Many are offering more variety and a higher percentage of organic ingredients.

Local sourcing is the wave of the future. With the support of county governments, schools in many outlying regions are beginning to connect with local farmers through Manger local (Eat local) initiatives that are sourcing as much as possible from suppliers in the immediate area.

In some regions this is creating markets where there were none, leading to new opportunities for small-scale farms. In addition, advocates think students will value local agriculture and feel more connected when they know the food they’re eating is from the local farmers.

County nutritionists in Alpes de Haute-Provence underscored the local connection:

“Did you know that the apples and pears you eat come from Volonne, that the lettuce comes from Manosque, some of the yoghurt from Selonnet, the organic spelt from Vachères, the organic vegetables from La Brillanne, the organic sunflower oil from Pierrerue, pasta from Montfuron, lentils from La Bréole and that the meat comes from farms in the Alpes de Haute-Provence?”

Terroir in the Lunchroom

Diversity, local sourcing and organics are growing to be hallmarks of the French school meals program. Emphasis on regional cuisine is another one.

When schools can source the right ingredients, they’re not shy about offering terroir-driven artisanal dishes as part of the lunchroom repertoire, even including earthy iconic dishes like foie gras, duck, confit, kidneys and other specialties.

Native cuisine like this is more common in regional centers and smaller towns in the hinterlands, where traditional ingredients are available and local dishes are prized.

Some kids have all the luck. Trélissac schools serve dishes like brandade de morue, sardines and anchaud de porc, a swarthy pork confit.

Lapin à la moutarde - Rabbit in mustard sauce
Photo Wikimedia

Caen includes cassoulet on its menus and students in Besançon get fricassée de lapin à la moutarde (rabbit fricassee with mustard sauce). Isère schools serve tripe Caen style and Montignac puts rillettes du Mans, an intense pork pâté, on the menu.

Fare like this is not served every day and chefs know to balance it with less caloric offerings. It’s obviously not for the faint of heart, but schools are using it to expand the palette of choices and expose kids to regional culinary heritage.

Meals for the Many

The French continue to tweak their school lunch program. Legislators have mandated cuts in salt, sugar, ketchup and mayonnaise. They're calling for fewer sauces, fewer fried foods and even more vegetables.

But the bar is already pretty high. And as Bordeaux, Mormant, Paris’s 19th district and lunchrooms across the country are demonstrating every day, it’s clear by any measure that French schools are providing top-class meals to the children in their care.

"French égalité is alive and well in the lunchroom."

If good-quality school lunches were only available in some regions of France but not others -- or if they were only accessible to the country’s one-percenters and not the middle class and poor -- it would be easy to dismiss the program as a culinary training ground for the entitled few.

But in no way is France's school lunch program a bastion of privilege and the country's schools are not in the business of training snobs. francés égalité is alive and well in the lunchroom. The school lunch program is not only high quality, it’s democratic and it benefits everybody.

With this type of investment in good taste, it’s no wonder nearly everyone in France knows what really good food is and delights in it. And, as Michael Moore shows us, it’s an idea worth stealing.

Slideshow: School Lunch as if Taste Mattered -- What French Kids Are Eating


Ver el vídeo: Sesión Plenaria nº 36 28012021 (Febrero 2023).